El vecino me ha ocupado la plaza de garaje

El vecino me ha ocupado la plaza de garaje

18 diciembre, 2019 0 Por Erick Nos

¿Cuándo se ocupa la plaza privada de garaje de un particular, puede la policía actuar? ¿Jurisdicción penal o civil?


CODIGO PENAL. De la usurpación.

Artículo 245.

1. Al que con violencia o intimidación en las personas ocupare una cosa inmueble o usurpare un derecho real inmobiliario de pertenencia ajena, se le impondrá, además de las penas en que incurriere por las violencias ejercidas, la pena de prisión de uno a dos años, que se fijará teniendo en cuenta la utilidad obtenida y el daño causado.

2. El que ocupare, sin autorización debida, un inmueble, vivienda o edificio ajenos que no constituyan morada, o se mantuviere en ellos contra la voluntad de su titular, será castigado con la pena de multa de tres a seis meses.


Audiencia Provincial de Madrid (Sección 16ª) Sentencia núm. 249/2006 de 19 abril.

HECHOS PROBADOS

 

Desde fecha no determinada, en todo caso anterior al veintidós de julio de dos mil cuatro el acusado, Octavio , nacido el 8 de enero de 1968, sin antecedentes penales, accedió, de modo continuado, al garaje sito en el número (…) y (…) de la localidad de Fuenlabrada y dejó estacionado el vehículo de su propiedad, marca BMW, matrícula XXXX FSQ , en la plaza número veintidós, sin contar con autorización del propietario ni con derecho alguno para ello.


Debido a ello personas que alquilaron la indicada plaza no pudieron dejar estacionados sus vehículos, lo que motivó quejar al presidente de la Comunidad de propietarios. E
sta situación se prolongó hasta el mes de noviembre de dos mil cuatro, a pesar de que en numerosas ocasiones en el citado vehículo fueron dejadas notas con la indicación de que debía proceder a retirarlo.”

 

ARGUMENTACION JURÍDICA


En primer lugar el tribunal indica que el art. 245.2 del Código Penal describe como delito ocupar sin autorización debida, un inmueble, vivienda o edificio ajenos que no constituyan morada, o se mantuviere en ellos contra la voluntad de su titular.


Así pues como ELEMENTO SUBJETIVO se exige la presencia de dolo; esto es, voluntad de realizar la usurpación y procurarse una utilidad o provecho económico.


Como 
ELEMENTO OBJETIVO, la acción consiste en ocupar (una cosa inmueble) o en usurpar (un derecho real inmobiliario ajeno).


Tanto en uno como en otro caso, se requiere una apropiación y una coetánea desposesión del inmueble o derecho real. El resultado exige, además de la ocupación o usurpación efectivas, que reporte una utilidad y se cause un daño, en función de lo cual se etermina la pena de multa a aplicar, además de las penas en que incurriere por las violencias ejercidas. Además se exige una certeza sobre la ajeneidad de los bienes presuntamente usurpados.


En este sentido se pronuncia la jurisprudencia del Tribunal Supremo ( STS 15.11.04 ), conforme a la cual se exige que la ocupación se haga “sin autorización debida”, y que el “mantenimiento en la ocupación ilegítima de los bienes inmuebles, según el propio texto del citado art. 145.2, ha de realizarse “contra la voluntad de su titular”.


(…) La titular de la plaza en el momento de los hechos era “Profesoras de Enseñanza Deva, S.A.” y que el Sr. Carlos Francisco actuaba en representación de la misma, tal y como él mismo manifestó en el acto del Juicio Oral y corroboraron Don. Eloy y Carlos Francisco , encontrándose este contratado precisamente para limpiar el garaje y enseñar las plazas que se ofrecían en venta y alquiler, según fue explicado por el mismo en el acto del Juicio Oral, no habiéndose alquilado la plaza, ni facilitado su acceso a la misma, ni, en definitiva permitido en momento alguno su ocupación al acusado, quien con conocimiento de tales circunstancias estacionó su vehículo de forma permanente y continuada durante un periodo de tiempo.


Así en el acto del Juicio Oral, el Sr. Carlos Francisco , quien ya no trabaja para la propietaria de la plaza, señaló que el vehículo permaneció aparcado durante determinado periodo de tiempo y que prácticamente no se movía, circunstancia que fue corroborada por Don. Eloy , que dejó muchas veces notas en el vehículo por encargo de la propiedad para que el acusado procediera a su retirada, y que no entregó ningún mando al acusado, desvirtuando así la manifestación efectuada por el mismo en el acto del Juicio Oral.


Señala el acusado que tenía mando de la puerta de acceso. Sin embargo, los testigos pusieron de manifiesto que ésta podía abrirse fácilmente desde el exterior, señalando Don. Eloy que cualquiera podía tener mando, ya que se trataba de un mando universal y que el código estaba en la misma puerta y se podía copiar.


También señala el acusado que llamó por teléfono al propietario de la plaza y éste le permitió inicialmente estacionar el vehículo en la misma ya que pretendía comprarla. Sin embargo tal circunstancia fue negada de forma rotunda en el acto del Juicio Oral por el Sr. Carlos Francisco , tal y como puede comprobarse en la grabación remitida por el juzgado de lo penal.


Por lo demás, el beneficio económico reportado al acusado es evidente pues con su actuar EVITÓ TODO GASTO DERIVADO DEL USO DE LA PLAZA y causó un perjuicio evidente para su propietario al PRIVARLE DE SU LIBRE DISPOSICIÓN IMPIDIÉNDOLE DESTINARLA AL ALQUILER O VENTA COMO ERA PRETENDIDO POR EL MISMO, tal y como fue manifestado por los testigos en el acto del Juicio Oral. Por lo demás, el acusado conocía no solo la ajeneidad de la plaza sino también la oposición de su propietaria a que estacionase en la misma al haberle dejado múltiples avisos para que abandonara el garaje.


Desestimando el recurso de apelación interpuesto por el procurador en representación de D. Octavio , contra la sentencia dictada por el Ilmo. Sr. Magistrado-Juez del Juzgado de lo Penal no 1 de Móstoles de fecha treinta y uno de enero de dos mil seis y a los que este procedimiento se contrae, CONFIRMAMOS íntegramente la misma
(Pena de seis meses multa, con una cuota diaria de seis euros, y al pago de las costas de este juicio. Teniendo el acusado que indemnizará a quien era titular de la plaza de aparcamiento)


CONCLUSION:

El DELITO DE USURPACIÓN en el que no medie ni violencia ni intimidación en las personas se procederá como ante cualquier otro DELITO LEVE,

En el caso de que medie violencia y/o intimidación en las personas se procederá como
DELITO MENOS GRAVE.

Comparte esto: