¿Se puede utilizar el teléfono móvil de un detenido?

¿Se puede utilizar el teléfono móvil de un detenido?

2 diciembre, 2019 0 Por Erick Nos

Sobre las 09,45 horas del día 3 de mayo de, 2008 llegó al aeropuerto de Madrid-Barajas procedente de Cali (Colombia) en el vuelo NUM000 , el procesado Juan Pablo (…) , portando como equipaje un bolsa de viaje, en cuyo interior llevaba dos edredores y en un doble fondo oculto y forrado, unas “planchas” hasta un total de 13, de una sustancia que convenientemente analizada resultó ser cocaína (…) .

También llevaba ocultos en dobles fondos de tres bolsos de mano, cinco planchas conteniendo otros 762,5 gramos de una sustancia que tras su correspondiente análisis resultó también que era cocaína (…) . Y cuatro planchas más conteniendo otros 981,6 gramos de una sustancia que tras su pertinente análisis resultó que era cocaína (…). 

Una vez ya detenido D. Juan Pablo observa la policía judicial cómo el teléfono móvil que aquél portaba (ya intervenido una vez detenido) recibía diversas llamadas telefónicas del número NUM005 , momento en que los agentes, SIN NINGÚN TIPO DE AUTORIZACIÓN JUDICIAL, proceden a realizar una llamada desde el teléfono intervenido al Sr. Juan Pablo , sin consentimiento de éste, al mismo número de teléfono del que provenían aquellas llamadas, y una vez responde su interlocutor, cuando pregunta por ” Juan Pablo “;

EL AGENTE ACTUANTE SUPLANTA LA IDENTIDAD DE UN TERCERO supuestamente acompañante o amigo del detenido manifestando, de forma artificiosa, que Juan Pablo en esos momentos no se puede poner al teléfono, que ha tenido un mal viaje y se encuentra indispuesto, preguntando por la cafetería “Medas” en dónde se encuentran, momento en el cual se realiza un operativo policial y se vuelve a realizar una llamada al teléfono entrante desde un móvil de la policía para observar a las personas que cogen el teléfono de entre las que se hallaban en dicha cafetería, momento en el cual, fruto de la intervención telefónica antedicha, observan a los supuestos sospechosos interlocutores de los agentes que, según el atestado, serían D. Luis Manuel y Da Encarna “.

El TS afirma que es patente e incontestabe que NO NOS HALLAMOS ANTE NINGUNA COMUNICACION TELEFONICA, NI TAMPOCO SE HA VULNERADO LA INTIMIDAD AL ANOTAR EL NUMERO DE TELEFONO QUE INSISTENTEMENTE LLAMABA AL MOVIL DEL DETENIDO. Éste último, portador de una gran cantidad de cocaína (más de nueve kilogramos de alto grado de pureza) se le ocupa, interviene o requisa su móvil , que según propio testimonio cuando llegaran al aeropuerto terceras personas le llamarían para darle instrucciones sobre el destino de tal cantidad de droga.
 
El móvil, como instrumento o medio de comisión del mismo, ha sido objeto de desposesión legítima en una correcta diligencia de cacheo. Dicho telefono lo posee transitoriamente la policía y PUEDE Y DEBE UTILIZARLO para hacer alguna llamada como medio de investigación del delito enderezado a descubrir toda la trama, especialmente la intervención de otros coautores. Así pues, la policía toma el número de la pantalla, que cualquiera puede ver y lleva a cabo una reclamada, SIN HACERSE PASAR POR EL INTERESADO, SINO POR UN TERCERO QUE LE ACOMPAÑABA, accediendo a la cita que los terceros que responden a la llamada (los dos recurrentes) le sugieren, concretamente, en el Bar-Restaurante Medas de la T-4 de Barajas.

La llamada que hizo la policia con el teléfono incautado NO INTERFERIA COMUNICACION AJENA ALGUNAera la propia comunicación de la policía, como ardid legítimo y elemental para descubrir a los responsables de un delito castigado con penas que van de 9 años y 1 día a 13 años y 6 meses aunque, como sagaz medida de prudencia y aseguramiento del éxito de la investigación, utilizaran el teléfono del acusado para efectuarla.

El tribunal no solo indica que La Guardia Civil actuó conforme a las obligaciones que le vienen impuestas sino que añade (citando al Ministerio Fiscal) que los agentes de la policía judicial HABRIAN FALTADO A SU DEBER si no hubieran anotado ese numero entrante y practicado las diligencias necesarias para la localización de los autores de la llamada recibida en el movil del detenido procediendo a la rellamada al número de procedencia, en principio con el propio móvil del detenido, después para detectar a los coautores en el aeropuerto desde un móvil de la pertenencia de la policía. Y que pretender que no ocultaran su identidad, desvelando su condición de policías, es tanto como incurrir en responsabilidad profesional, porque la operación quedaría automáticamente frustrada.

EL PRESUNTO ARDID O ESTRATEGIA POLICIAL CONSTITUYE UN PROCEDIMIENTO LEGITIMO no contrario a derechos fundamentales de terceros, tendente a descubrir o perseguir delitos graves, como es el que nos ocupa.  

El principio de proporcionalidad y un mínimo de oficio profesional así lo imponían. Abstenerse los agentes de usar los medios legítimos que tienen a su alcance para descubrir el delito y perseguir a los delincuentes, quizá les HUBIERA PUESTO EN LA TESITURA DE RESPONDER POR UN DELITO DE “OMISION DE PERSEGUIR DELITOS” que el art. 408 del Código penal le impone. 

Fuente: Tribunal Supremo (Sala de lo Penal, Sección1ª) Sentencia núm. 266/2010 de 31 marzo.

Comparte esto: