Una llamada perdida: ¿Supone un quebrantamiento de medida de incomunicación?

Una llamada perdida: ¿Supone un quebrantamiento de medida de incomunicación?

29 enero, 2020 0 Por Erick Nos

HECHOS:

Que el acusado Teodulfo tenía prohibido acercarse a menos de 500 metros de su ex pareja Elvira , su domicilio, lugar de trabajo o cualquier otro lugar frecuentado por ella así como comunicarse con ella por cualquier medio en virtud de Sentencia dictada el 9 de junio de 2016 por el Juzgado de lo Penal n.° 2 de DIRECCION000 en el seno del procedimiento Juicio Rápido 21/2016.

Sin embargo, a pesar de tener el acusado pleno conocimiento de la prohibición anteriormente mencionada y estando vigente la misma -al cesar el 17 de enero de 2018- el 31 de mayo de 2017 a las 12:28 horas llamó por teléfono desde el n° NUM000 al de su ex pareja Elvira , con n° NUM001 .


Teniendo en cuenta que la víctima no responde a la llamada
¿TIENE RELEVANCIA PENAL ESTA CONDUCTA?

Según el alto Tribunal, el acusado practicó todos los actos que objetivamente debían permitir la comunicación con la denunciante.

Pues efectivamente realizó la llamada con una evidente intención de establecer comunicación, y si no fue respondida no fue por su desistimiento, que ya no era posible, sino porque la parte receptora no la atendió, por la razón que fuere.

Por lo tanto, superando los actos preparatorios llevó a cabo actos “directamente encaminados a la ejecución”, desconoció el mandato derivado de la pena impuesta y llegó a poner en peligro los bienes jurídicos protegidos.

La jurisprudencia ha señalado como requisitos para afirmar que la ejecución del delito se ha iniciado los siguientes:

  • a) que haya univocidad, es decir, que tales actos exteriores, sean reveladores, de modo claro, de esa VOLUNTAD DE DELINQUIR;
  • b) que exista ya una PROXIMIDAD ESPACIO-TEMPORAL respecto de lo que, en el plan del autor, habría de suponer la consumación del delito;
  • c) y éste es el criterio que ha de marcar la última diferencia entre los actos preparatorios y los de ejecución: que esa actuación unívoca y próxima en el tiempo y en el espacio sea tal que en su progresión natural conduzca ya a la consumación, es decir, QUE SI ESA ACCIÓN CONTINÚA (NO SE INTERRUMPE) EL DELITO VA A SER CONSUMADO.

Es entonces cuando puede decirse que ya hay un peligro para el bien jurídico protegido en la norma penal. ( SSTS 1479/2002, 16 de septiembre, y 227/2001, 29 de noviembre y STS 92/2019, de 20 de febrero).

NO ES, PUES, UNA CONDUCTA IRRELEVANTE PENALMENTE.


¿ES UN DELITO CONSUMADO O EN GRADO DE TENTATIVA?

De todos modos, si se entiende, como se hace en general, que es un delito de resultado, la consumación exige que la conducta provoque una alteración en el mundo exterior, que, en el caso, sería la comunicación entre la persona obligada a cumplir la prohibición y la persona a la que se pretende proteger con la misma.

En ese sentido, comunicar con otra persona significa poner algo en su conocimiento. Según el diccionario de la RAE, entre otras acepciones, “descubrir, manifestar o hacer saber a alguien algo“.

En relación con el artículo 48.3CP, establecer contacto escrito, verbal o visual. En este artículo no se exige un contacto, escrito o verbal, de doble dirección; por lo tanto, no es preciso que encuentre respuesta. Tampoco se establecen límites mínimos al contacto, siendo suficiente con su existencia. 

LO QUE IMPORTA ES QUE ALGUIEN HAGA SABER ALGO A OTRO.

En el caso, la conducta que se declara probada consistió en realizar una llamada al teléfono de la persona con la que estaba prohibido comunicar, llamada que esa persona no atendió. Pero la llamada quedó registrada y fue posible saber quien la efectuó.

En primer lugar, en relación con la cuestión examinada, resulta insatisfactorio poner en manos de la víctima, dejándolo a su voluntad cuando no existe coacción alguna, la consumación del delito. Si la persona protegida observa una llamada en su terminal proveniente de la persona afectada por la prohibición la reducción de la pena, al menos en un grado, quedaría a su libre decisión, dependiendo solo de que aceptara o no la llamada.

(…) Ha de concluirse por lo dicho que, EN LOS CASOS EN LOS QUE SE EFECTÚE UNA LLAMADA AL TELÉFONO DE LA PERSONA PROTEGIDA POR LA MEDIDA O LA PENA, Y ESTA NO LA ATIENDA, EL DELITO QUEDARÁ CONSUMADO si ha sido efectiva la comunicación de la existencia de esa misma llamada efectuada por quien tiene prohibida la comunicación.

EN ESOS CASOS HABRÁ EXISTIDO UN ACTO DE COMUNICACIÓN CONSUMADO.


CONCLUSIONES:

Realizar una llamada perdida por quien tiene impuesta una medida de incomunicación sobre la víctima aun y cuando ella no conteste a la misma supone un DELITO MENOS GRAVE DE QUEBRANTAMIENTO 
previsto y penado en el art. 468 del Codigo penal.

Fuente: Sentencia del Tribunal Supremo nº 650/2019 de 20 de Diciembre

Comparte esto: