OBLIGACIÓN DE DETENER

La autoridad o agente de policía judicial tendrá obligación de detener:

  • 1.º A cualquiera que se halle en alguno de los casos del artículo 490.
     
    • 490.1.º Al que intentare cometer un delito, en el momento de ir a cometerlo.
    • 490.2.º Al delincuente, «in fraganti».
    • 490.3.º Al que se fugare del establecimiento penal en que se halle extinguiendo condena.
    • 490.4.º Al que se fugare de la cárcel en que estuviere esperando su traslación al establecimiento penal o lugar en que deba cumplir la condena que se le hubiese impuesto por sentencia firme.
    • 490.5.º Al que se fugare al ser conducido al establecimiento o lugar mencionado en el número anterior.
    • 490.6.º Al que se fugare estando detenido o preso por causa pendiente.
    • 490.7.º Al procesado o condenado que estuviere en rebeldía.
       
  • 2.º Al que estuviere procesado por delito que tenga señalada en el Código pena superior a la de prisión correccional.
  • 3.º Al procesado por delito a que esté señalada pena inferior, si sus antecedentes o las circunstancias del hecho hicieren presumir que no comparecerá cuando fuere llamado por la Autoridad judicial.
  • Se exceptúa de lo dispuesto en el párrafo anterior al procesado que preste en el acto fianza bastante, a juicio de la Autoridad o agente que intente detenerlo, para presumir racionalmente que comparecerá cuando le llame el Juez o Tribunal competente.
     
  • 4.º Al que estuviere en el caso del número anterior, aunque todavía no se hallase procesado, con tal que concurran las dos circunstancias siguientes:
    • 1.ª Que la Autoridad o agente tenga motivos racionalmente bastantes para creer en la existencia de un hecho que presente los caracteres de delito.
    • 2.ª Que los tenga también bastantes para creer que la persona a quien intente detener tuvo participación en él.